las serpientes

Las serpientes son reptiles con cuerpo largo y cubierto de escamas. Sus ojos no se mueven y no tienen párpados. Pueden proyectar su lengua gracias a la fuerza de su mandíbula.
Los huesos de su mandíbula están unidos por ligamentos elásticos, lo que permite que puedan abrir de forma desproporcionada su boca.
Existe un hueso llamado “cuadrado” que une el cráneo con cu mandíbula inferior. Este hueso es largo y movible y permite que ambas partes se puedan separar.
Tiene un esqueleto muy sencillo ya que está compuesto por la cabeza (ósea), la columna vertebral y las costillas, que se sostienen gracias a las vértebras.

Las serpientes son animales ofidios, no tienen patas. Para desplazarse emplean movimientos en forma de onda, aunque también los pueden hacer de forma recta.
Las serpientes se tragan a su presa por completo, sin partirla ni masticarla.
Empiezan siempre por la cabeza de su presa, y poco a poco va bajando por su tubo digestivo.
Si se trata de una presa de gran tamaño, la mandíbula inferior se separa del cráneo, gracias al hueso “cuadrado” que antes hemos mencionado, ampliando así la capacidad de su boca.
Las serpientes pueden ser venenosas o no. De forma común, se daba el nombre de ofidismo a la intoxicación que se producía debido al veneno de las víboras.

Como reptiles que son, son animales de sangre fría o también llamados poiquilotermos. Esto significa que dependen del medio exterior para poder regual la temperatura de su cuerpo.
Si nos adentramos en una clasificación más técnica, diremos que las serpientes son animales ectotermos porque su temperatura depende de la del medio, y heterotermos ya que esta temperatura puede variar dependiendo de la temperatura ambiente.

La serpiente verde es una de las especies más distintivas entre las víboras ya que, si bien muchas víboras son de este color, en este caso el color es más bien brillante e imposible de notar, así esté entre las plantas, y esto es algo que muchas veces le juega en contra a la hora de esconderse de sus depredadores.

 

 

 

// //

Ahora bien, es importante destacar el hecho de que existen dos tipos de serpientes verdes de las cuales una de ellas es venenosa y la otra constrictora. En el primer caso debemos decir que la serpiente verde venenosa no posee un veneno demasiado potente, de hecho simplemente el efecto dura unas cuantas horas, pero es importante que tengamos en cuenta que a pesar de no tratarse de un veneno letal, el mismo tiene efectos verdaderamente dolorosos, y algunos de ellos son: espasmos musculares, tirones

Y en el caso de que nos vayamos a encontrar con esta víboras intencionalmente y no tenemos acceso a un hospital entonces no quedará mas remedio que llevar un botiquín de primero auxilios con todos los elementos necesitados pata poder atender cualquier emergencia que se presente en el transcurso del día, y es importante tener en cuenta que los síntomas característicos del veneno de la serpiente verde se comienzan a presentar 30 minutos después de haber sido atacado, y los mismos cesan al cabo de 24 horas, aunque con el antídoto, solo duran unas 5 horas, por supuesto dependiendo del tiempo que se tarde en aplicar el antídoto correspondiente. La serpiente verde venenosa suele habitar en las selvas y los pantanos

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: